Día Mundial de la Artritis Reumatoidea

Enviar nota » Imprimir »


En el marco del Día Mundial de la Artritis Reumatoidea (AR), que se conmemora el 12 de octubre, desde el Servicio de Reumatología del Hospital Privado de Comunidad explicaron por qué se conmemora esta fecha. Además, se refirieron a la Artritis Reumatoidea, como también a los avances en el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad. 

Desde 1996, el 12 de octubre fue establecido como el Día Mundial de la Artritis Reumatoidea (AR). Según explicó la Dra. Silvia Babini, Jefa del Servicio de Reumatología del HPC, la fecha fue instaurada por la Arthritis Rheumatism International, con el fin de informar y concientizar a las personas con respecto a los problemas que afectan a los pacientes que viven con Artritis Reumatoidea. “Es por ello que desde la Sociedad Argentina de Reumatología (SAR) se promueve la difusión de las enfermedades reumáticas, a través de la campaña ´Reuma ¿quién sos? ´ con el principal objetivo de lograr una detección temprana de la enfermedad”, indicó Babini.

La profesional explicó que “hay distintas formas de Artritis, como la Artitis Reumatoidea que es una enfermedad inflamatoria crónica autoinmune, la cual se genera por reacción del organismo contra sí mismo produciendo inflamación articular y de otros órganos, por lo que se considera una enfermedad sistémica; se requiere un diagnóstico precoz y tratamiento oportuno para evitar la progresión de la enfermedad. Por lo tanto, es importante que el paciente pueda reconocer lo que le está pasando para consultar a un médico”.

Con respecto a los avances en el diagnóstico de la Artritis, la Dra.  Marina Oliver, integrante del Servicio de Reumatología del HPC, comentó que “el objetivo actual es lograr una detección temprana de la enfermedad, ayudada por la consulta precoz, una adecuada valoración clínica, de laboratorio y de métodos complementarios de imágenes como la ecografía y resonancia articular, que permiten un diagnóstico temprano y también evaluar la respuesta al tratamiento”.

Con relación al tratamiento, la profesional comentó que “desde los últimos años se utilizan más precozmente las drogas que se denominan modificadoras de la enfermedad, como así también el uso apropiado de las terapias biológicas. El tratamiento oportuno permite reducir la actividad inflamatoria de la enfermedad mejorando la evolución, el pronóstico y calidad de vida de los pacientes”, concluyó.