Glaucoma

Enviar nota » Imprimir »

El glaucoma es una enfermedad ocular progresiva que puede causar ceguera. No produce síntomas y, hasta el momento, no tiene cura pero su avance puede tratarse y detenerse.

El ojo fabrica un líquido en forma constante, llamado Humor Acuoso. Este líquido circula dentro del ojo desde la cámara posterior a la cámara anterior y sale del ojo a través de una serie de canales altamente especializados que forman una malla, llamada malla trabecular, que se ubica en el ángulo camerular.

Cuando el humor acuoso no puede salir del ojo, la presión intraocular (PIO) aumenta lo que genera daño en el nervio Óptico y se produce el desarrollo de GLAUCOMA. El daño del nervio Óptico genera pérdida del campo visual. No es frecuente, aunque existen casos, en que el glaucoma ocurra con PIO normal, llamado Glaucoma Normotensivo. El glaucoma se puede clasificar según el ángulo camerular sea abierto o cerrado. El glaucoma primario de ángulo abierto o crónico simple, es el más frecuente. El glaucoma de ángulo cerrado predispone a un episodio de glaucoma agudo que se produce cuando se interrumpe bruscamente la circulación del humor acuoso. Esto genera aumento de la PIO, dolor ocular, visión borrosa, visión de halos alrededor de las luces, náuseas y vómitos. Otros tipos menos frecuentes son: el glaucoma juvenil, (que se presenta en niños, adolescentes y adultos jóvenes), el glaucoma exfoliativo y el glaucoma congénito.

El glaucoma secundario es debido a distintas causas: inflamación intraocular, traumatismo, tumores o cirugía previa.

En el glaucoma neovascular hay vasos sanguíneos anormales que crecen en el interior del ojo y obstruyen el ángulo y el trabeculado. Esto se genera por diabetes mal controlada y trombosis de la vena de la retina.

Factores de riesgo:
  • Presión Intraocular elevada.
  • Edad mayor de 60 años.
  • Córnea delgada.
  • Antecedentes familiares.
  • Miopía.
  • Uso de corticoides tópicos en forma prolongada.
  • Trauma ocular.
  • Cirugía ocular previa.

Síntomas de Glaucoma
Al comienzo, no produce síntomas pero si avanza genera pérdida de visión periférica y por último, pérdida de visión central.

En la actualidad, hay estudios capaces de detectar el daño en el nervio óptico mucho tiempo antes de que este signifique un problema en la vida cotidiana del paciente.

Algunos de ellos son: 
  • Toma de agudeza visual
  • Examen con lámpara de hendidura
  • Tonometría (evaluación de la presión intraocular)
  • Examen del nervio Óptico a través del fondo de ojo
  • Gonioscopía: evalúa el ángulo camerular
  • Campo Visual Computado
  • Paquimetría: evalúa el grosor corneal
  • Tomografía del nervio Óptico (OCT papilar)

El tratamiento con alta eficacia es con gotas hipotensoras. En caso de falla, se puede recurrir al láser o cirugía filtrante.

El Glaucoma es una de las primeras causas de ceguera en el mundo, pero con un diagnóstico a tiempo y el seguimiento y control adecuado, le permite al paciente mantener una buena función visual y calidad de vida.
Es por ello que se recomienda control oftalmológico periódico aún la ausencia de síntomas. 

SERVICIO DE OFTALMOLOGÍA
HOSPITAL PRIVADO DE COMUNIDAD