PLAN ALIMENTARIO SALUDABLE VS. DIETAS MÁGICAS

Enviar nota » Imprimir »

Cada vez, más gente, se enfrenta al dilema cotidiano de optar por las soluciones “mágicas” de productos que se anuncian en la televisión, que seguir una terapia supervisada por un especialista en nutrición.

Muchos desean una solución rápida, fácil, sin esfuerzo, sin dietas ni ejercicio; pero sin una alimentación balanceada, una transformación en los hábitos, estilo de vida y actividad física, es imposible perder los kilos de sobrepeso.

La única dieta válida es una hipocalórica (contiene pocas calorías) equilibrada que disminuya la cantidad de grasa y azúcares refinadas, y pueda sostenerse en el tiempo, lo que implica adquirir buenos hábitos alimentarios, con un plan elaborado de acuerdo al gasto calórico del paciente, de manera que consuma menos calorías diarias de las que gasta, con una variedad de alimentos enmarcada en hábitos alimenticios adecuados y actividad física.

Las dietas mágicas no existen. La invasión de las mismas o de ciertos suplementos alimenticios en forma de “barrita” o pastillas “absorbegrasas” han conseguido acabar con las bases de una alimentación equilibrada, y la pérdida de hábitos básicos de una alimentación tanto saludable como permanente.

Un plan alimentario conveniente incluiría diariamente: lácteos descremados,  frutas y verduras de todo tipo y color, carnes magras blancas y rojas, consumo limitado de fiambres y embutidos, productos de pastelería, frituras y alcohol;  sumado a una actividad física placentera frecuentemente.


Lic. María Vulich
Jefa de Servicio de Alimentación