S.O.ME.T – Servicio de Orientación Médica de Telemedicina

S.O.ME.T

¿Cómo accedés al Servicio de Telemedicina?

·         De lunes a viernes, de 8.00 hs. a 16.30 hs.

·         Llamá al 499-0090

  • Nuestra operadora te solicitará:
    • Nº de Historia Clínica y número de documento.
    • Cuál es el motivo de su llamada.
    • Quién es su médico clínico de cabecera Si su médico tratante no se encontrara en ese momento la operadora le indicará días y horarios para que pueda comunicarse.
      También le ofrecerá la alternativa de consulta con otro profesional del servicio de Clínica Médica que le devolverá su llamado en el plazo máximo de cuarenta y cinco minutos.
  • Transferirá tus datos y confirmará la comunicación con el profesional asignado, quién posteriormente le efectuará el llamado correspondiente.
  • Luego de verificar tus datos se inicia la video-consulta con el profesional

¿Cómo debés proceder?

  • Definir claramente cuál será tu consulta.
  • Detallar claramente el tiempo de el/los síntomas, y cuando comenzaron.
  • Informar si estás tomando medicación ¿Para qué la tomás? ¿Cuál es la droga? ¿Cuándo fue la última toma?
  • Intentá siempre expresar la información minuciosamente; el profesional le irá haciendo las preguntas pertinentes.
  • El profesional te brindará indicaciones, diagnóstico o recomendaciones claras que deberás asegurarle e informarle haber comprendido perfectamente. Tenés que tomar nota bajo tu estricta responsabilidad.
  • Luego de asegurar que has entendido claramente las indicaciones el profesional dará por finalizada la consulta.
  • Posteriormente deberás enviarnos un correo electrónico a teleconsulta@hpc.org.ar informando si estás conforme con la atención recibida, la calidad del servicio y si la experiencia cumplió con tus expectativas.
    La Fundación Médica Mar del Plata agradece tu participación, con el objetivo de continuar trabajando en la optimización de la atención personalizada a nuestros pacientes. Por cualquier consulta referida a este servicio (S.O.ME.T) envianos un correo a: teleconsulta@hpc.org.ar o mediante WhatsApp: 223-5766746 indicando su Número de HC o Número de afiliado.

¿Qué podés consultar en este servicio?

  • Fiebre dentro de las primeras 24 hs..
    Sin alteración del estado de conciencia. - Sin confusión.
  • Tos seca, irritativa o con secreciones, resfrío común, dolor de garganta, disfonía.
    Sin falta de aire. - Sin dolor de pecho.
  • Dolor de cabeza de baja intensidad.
    Sin síntomas neurológicos asociados.
    (visión borrosa, pérdida de fuerza y/o movilidad en brazos o piernas, desmayos; si alguna de estas situaciones está presente recurra al servicio de urgencias).
  • Dolor de dientes, muelas y/o encías.
  • Cuadro de diarrea aguda.
    Sin dolor abdominal intenso. - Sin vómitos en el momento de la consulta.
  • Ardor al orinar o molestias, cambio de coloración en la orina.
  • Cuadros Menstruales alterados con dolor.
  • Traumatismos leves, caídas, torceduras, malos movimientos articulares.
  • Dolores de articulaciones y huesos (lumbalgia o lumbociatalgia).
    Sin antecedentes de traumatismo.
  • Enrojecimiento, picazón, cambios de coloración agudas en piel.
    En estos casos el médico decidirá si debe verlo o ver a un dermatólogo.
  • Dolor de oído (inflamación) agudo.
  • Dudas sobre dosis, efectos adversos de medicamentos recetados previamente.
  • Aumento repentino de la presión arterial.
    Sin presencia de síntomas neurológicos. (Dolor de cabeza, visión borrosa, náuseas y/o vómitos, debilidad en brazos o piernas)
  • Dudas por seguimiento o nuevos síntomas de enfermedades crónicas como Diabetes, Hipertensión Arterial, enfermedades pulmonares.
  • Inquietudes ante síntomas agregados de cuadros post operatorios o internaciones recientesAnte síntomas o patologías más complejas deberá concurrir de forma inmediata al servicio de urgencias del HPC

¿Cuándo NO llamar a S.O.ME.T y dirigirse a la Guardia RAPIDAMENTE?

·         Ante dolores severos y persistentes. Un dolor repentino (una puntada fuerte) y persistente en el pecho, en el abdomen, en la cabeza o en alguna otra parte del cuerpo suelen indicar un problema, sobre todo si el dolor está acompañado de complicaciones respiratorias, náuseas o vómitos.
También hay que estar alerta -sobre todo en invierno- frente a los trastornos respiratorios. Si tenés tos, agitación, fiebre, expectoración con flema de color, dolores costales torácicos, debe consultar. Tampoco hay que subestimar los trastornos gastrointestinales (dolores de panza persistentes, cólicos, diarreas), los dolores lumbares fuertes (pueden estar anunciando un problema renal) y la fiebre alta y persistente o repetida.

·         Ciertos signos de aturdimiento, debilidad o problemas de movilidad también justifican la concurrencia a la guardia. Cuando tenés la sensación de fatiga o falta de aire, mareos, disminución de la fuerza en alguno de los miembros o alteraciones visuales de aparición brusca, la consulta al servicio de urgencia no debe demorarse.
También ameritan la visita a la Guardia otros cuadros: dificultad o incoherencia para hablar, confusión de palabras o sensación de tener la lengua dormida; adormecimiento y hormigueo en la mitad de la cara y en el brazo; convulsiones (sacudidas generalizadas o ausencias de segundos de duración). Los síntomas neurológicos requieren de una premura de atención comparable a la del infarto cardíaco. El tiempo es crítico para salvar la vida y reducir las secuelas y complicaciones.
Es necesario estar alerta a los síntomas de hipertensión arterial. Debería acudirse a la Guardia cuando la máxima es de 180 mm/Hg o más, o la mínima de 110 mm/Hg o más (solo en adultos con parámetros de presión normal), y sobre todo cuando esos valores están acompañados por síntomas como falta de aire, náuseas, vómitos, dolores en la cabeza o en el pecho. Otros signos que no se deben subestimar: pérdida brusca de conciencia (con caída y luego recuperación) y sensación de desmayo.
Lo aconsejable es llamar a un servicio de emergencia que evalúe el caso, realice las acciones médicas iniciales y decida el eventual traslado en condiciones adecuadas de seguridad. Mencione siempre los antecedentes (diabetes, hipertensión, enfermedades cardíacas previas) y si está tomando medicación.

·         Se debe ir a una guardia ante determinados accidentes. Cuando hay golpes, traumatismos y heridas físicas, deben ser evaluados por un médico de urgencia.
Es necesario tener especial cuidado si hubo un golpe en la cabeza con pérdida del conocimiento, si hubo un corte grande o profundo, si se está sangrando mucho, si se sienten mareos o problemas para movilizarse.
También ante mordeduras de algún animal debido a las múltiples infecciones profundas que pueden ocasionar. Tampoco habría que pasar por alto una colisión vehicular, aunque no presente síntomas. La magnitud del impacto, la velocidad del vehículo, el haber volcado o salido despedido del habitáculo, o la presencia de un muerto en el evento justifican la consulta inmediata a un servicio de emergencias.
También requieren una evaluación quienes sufran caídas desde una altura superior a la propia.
Ante cualquier tipo de traumatismo de cráneo con pérdida de conocimiento, por mínima que ésta sea; ante cualquier traumatismo de la columna cervical (deportivo o por accidente de tránsito) o si sufrimos algún golpe desde atrás que desencadene hormigueos o adormecimiento de las manos o brazos, hay que ver a un neurólogo en la guardia.

 

·         Aparición o agravamiento de síntomas de enfermedades crónicas. Un paciente debe realizar una consulta de urgencia cuando surgen o se agravan los síntomas de enfermedades crónicas como asma, diabetes, epilepsia, insuficiencia renal, enfisema o alergias serias.

 

·         Las personas que sufren trastornos de salud mental (desde ataques de pánico o fobias hasta esquizofrenia o psicosis) deben consultar ante cualquier síntoma sorpresivo. De igual manera, aquellas personas que usan drogas.

Fundación Médica - Larrea 2640. Tel 499-0000 Int. 5880/5890.
HPC - Hospital Privado de Comunidad - Córdoba 4545 - Conmutador 223 499-0000 - Urgencias 223 499- 0100.