Salud respiratoria: ¿Cómo prevenir la Bronquiolitis?

La Bronquiolitis se define como cualquier episodio de enfermedad sibilante antes de los dos primeros años de edad, precedido de síntomas y signos de infección respiratoria alta (resfrío). Los causantes de esta enfermedad son los virus y entre ellos el más frecuente es el Virus Sincitial Respiratorio (VSR), causante del 80-90 % de los casos.

¿Cómo inicia la Bronquiolitis?

Las manifestaciones clínicas generalmente comienzan con infección nasal y tos. Esta etapa dura 3 a 5 días, luego la tos se hace más importante, se produce disminución del apetito y  en algunos casos se puede presentar fiebre, que generalmente es leve,  depende del virus que causa la Bronquiolitis.

La gran mayoría de los bebés presenta sibilancias con esfuerzos para respirar con retracción o hundimiento de las costillas y el abdomen. Tienen aumento de la frecuencia respiratoria y, cuando el cuadro es severo, color azulado de la piel o palidez, lo que evidencia falta de oxigenación.

Generalmente la mayoría de los casos de Bronquiolitis son leves y no requieren hospitalización, sin embargo si la dificultad respiratoria es severa se procede a la internación para recibir oxígeno, ya que es el único tratamiento que ha demostrado efectividad.

¿Quiénes están más propensos a generar una enfermedad más grave?

• Menores de un mes de vida.
• Niños prematuros.
• Pacientes con cardiopatías congénitas o enfermedades respiratorias crónicas.

Algunos consejos para tener en cuenta:

• Mantener al niño bien hidratado, ofreciendo líquidos en forma frecuente o manteniendo la lactancia materna.
• Ubicar al bebé en posición semisentado.
• Limpiar las secreciones de la nariz para mantener las fosas nasales permeables.
• Bajar la temperatura con antitérmicos.

Medidas para evitar la Bronquiolitis:

• Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón.
• Utilizar alcohol en gel.
• Mantener a los niños alejados de personas con resfrío, fiebre o tos.
• Evitar el contacto con juguetes contaminados.
• No llevarlos a lugares cerrados con mucha gente.
• Evitar que los niños asistan a guarderías o jardines sobre todo los primeros meses de vida.
• Ventilar los ambientes.
• Evitar el humo en especial del tabaco.
• Mantener en forma prolongada la lactancia.
• Tener calendario de vacunación al día.

En 2020,  durante el aislamiento obligatorio por pandemia, los casos de Bonquiolitis disminuyeron notablemente debido a los cuidados tomados para evitar la propagación del COVID 19. Por lo tanto, es importante continuar con las medidas de prevención, a fin de evitar la propagación de enfermedades respiratorias.

Servicio de Pediatría
Hospital Privado de Comunidad