Día Mundial del Riñón

Como todos los años, el segundo jueves del mes de marzo se conmemora el Día Mundial del Riñón, con el objetivo de concientizar sobre la creciente carga de enfermedades renales en todo el mundo y luchando por la salud renal para todos, en todas partes. Específicamente, la campaña 2020 destaca la importancia de las intervenciones preventivas para evitar el inicio y la progresión de la enfermedad renal.

La enfermedad renal es una enfermedad no transmisible (ENT) y actualmente afecta a alrededor de 850 millones de personas en todo el mundo. Uno de cada diez adultos padece enfermedad renal crónica (ERC). La carga global de ERC está aumentando y se prevé que se convierta en la quinta causa más común de años de vida perdidos en todo el mundo para 2040.

La enfermedad renal crónica es una causa importante de morbi-mortalidad para los pacientes que la padecen, sumando los gastos catastróficos para la salud, vinculados a los tratamientos que requiere la ERC (diálisis y/o trasplante), que se pudieran evitar con una pesquisa adecuada.

¿Por qué la prevención de la enfermedad renal es clave?

 

De manera crucial, se puede prevenir la enfermedad renal y la progresión de la misma, a través de un acceso apropiado a diagnósticos básicos y tratamiento temprano. El Hospital Privado de Comunidad es la institución pionera en la ciudad en lo que respecta a Trasplante Renal, con más de 30 años de trayectoria, brindando además una excelente calidad en terapias renales sustitutivas (hemodiálisis, hemodiafiltración y diálisis peritoneal). Todos los profesionales vinculados a la salud renal tienen la responsabilidad de detectar, concientizar, educar y manejar el tratamiento en forma adecuada de la ERC, individualizándola según cada momento de la patología, consiguiendo de esta forma maximizar el beneficio para toda la población.

¿Cómo cuidamos nuestros riñones?

 

La prevención primaria de la enfermedad renal requiere la modificación de los factores de riesgo, incluida la diabetes mellitus y la hipertensión, las dietas poco saludables, las anomalías estructurales del riñón y las vías urinarias, y / o las sustancias que generen toxicidad.

Las intervenciones primarias preventivas incluyen: la promoción de estilos de vida saludables, incluida la actividad física y las dietas saludables, la detección temprana de pacientes con riesgo de padecer ERC, con la ayuda de análisis de orina y sangre.

En las personas que padecen enfermedad renal preexistente, la prevención secundaria, como la optimización de la presión arterial y el control glucémico, tiene como objetivo principal la educación en la adquisición de hábitos saludables como así también las intervenciones clínicas que se puedan lograr reduciendo el consumo de sal y de las proteínas de la dieta principalmente. En pacientes con ERC avanzada es de alta prioridad tener un buen manejo de las comorbilidades como la uremia y la enfermedad cardiovascular.

Tales medidas preventivas de ERC se están volviendo cada vez más importantes, con niveles crecientes de efectividad en todo el mundo. Como la ERC se asocia con altos costos, las medidas preventivas que abordan las causas fundamentales, especialmente en forma de prevención primaria, tienen un valor significativo. Por lo tanto, es importante crear conciencia y educar a las personas sobre los factores de riesgo más importantes y las medidas preventivas para reducir los casos de enfermedad renal, como así también para mejorar la calidad de vida de quienes ya la padecen.

“En el 2020, el Día Mundial del Riñón llama a todos a abogar por medidas concretas en cada país para promover y avanzar en la prevención de la enfermedad renal, que incluyen: enfoque renovado en la atención primaria, la sensibilización y la educación, incluido el empoderamiento del paciente y la capacitación constante de todos los profesionales de salud involucrados en su atención".

El Hospital Privado de Comunidad se suma a la difusión de esta enfermedad, realizando un manejo integral de la misma, participando en programas nacionales, incentivando la prevención, detección temprana y el seguimiento de la ERC a largo plazo para beneficio de nuestros pacientes.

 

Servicio de Nefrología del HPC