Golpe de calor: cómo evitarlo

El golpe de calor es un trastorno ocasionado por el exceso de calor en el cuerpo, generalmente como consecuencia de la exposición prolongada a altas temperaturas o del esfuerzo físico en altas temperaturas. El golpe de calor es la forma más grave de lesión por calor y puede ocurrir si la temperatura del cuerpo alcanza los 40 °C o más. Esta afección es más frecuente en los meses de verano.

El golpe de calor requiere tratamiento de urgencia. En caso contrario,  puede dañar rápidamente el cerebro, el corazón, los riñones y los músculos. Las consecuencias son más graves cuanto más se retrasa el tratamiento, lo que aumenta el riesgo de sufrir complicaciones graves o la muerte.

Síntomas y signos

● Sudoración excesiva
● En los bebés puede verse la piel muy irritada por el sudor en el cuello, pecho, axilas, pliegues del codo y la zona del pañal (sudamina)
● Sensación de calor sofocante
● Sed intensa y sequedad en la boca
● Calambres musculares
● Agotamiento, cansancio o debilidad
● Dolores de estómago, inapetencia, náuseas o vómitos
● Irritabilidad (llanto inconsolable en los más pequeños)
● Temperatura del cuerpo 39° 40° o mayor (medida en la axila)
● Piel roja caliente y seca (sin transpiración), o pálida y fresca
● Respiración y frecuencia cardíaca acelerada
● Dolor palpitante de cabeza
● Alteración del estado mental y del comportamiento como: vértigos, mareos desorientación, delirios, confusión o pérdida de conocimiento
● Convulsiones

Los que tienen mayor riesgo son:

● Los menores de 5 años y más aún los menores de 1 año.
● Los niños con enfermedades crónicas que pueden ser: cardíacas, renales, mentales o neurológicas, otras.
● Los niños con fiebre por otra causa o diarrea.
● Los niños con obesidad o desnutridos.
● Los que tienen la piel quemada por el sol.
● Los jóvenes que abusan de bebidas con alcohol y drogas.
● Los adultos mayores.

Recomendaciones en niños:
  • Cuidar la hidratación y la alimentación.
  • Dar el pecho a los lactantes más frecuentemente.
  • Ofrecer a los niños abundante agua segura y jugos naturales durante todo el día.
  • No ofrecer bebidas con cafeína o con azúcar en exceso.
  • No ofrecer bebidas muy frías o calientes.
  • No ofrecer comidas pesadas.
  • Reducir la actividad física en los horarios de mayor calor.
  • Permanecer en lugares ventilados y frescos.
  •  Vestirlos con ropa holgada, liviana, de algodón y colores claros o mejor desvestirlos.
  • Bañarlos y mojarles el cuerpo con frecuencia.
  • Proponer juegos tranquilos.
  • No exponer al sol entre las 10 y 16 hs.
  • Mantenerlos en lugares bien ventilados, usar ventiladores o aire acondicionado (ya sea en casa o lugares públicos) cuando la temperatura ambiente es muy elevada.
  • Nunca permanezca con ellos dentro de un vehículo estacionado y cerrado.
Recomendaciones para adultos de todas las edades
  • No consumir bebidas con alcohol ya que aumentan la temperatura corporal y las pérdidas de líquido. No es conveniente tomar cerveza ante la sed y el calor.
  • Evitar esfuerzos físicos o actividades deportivas exigentes.
  • Sentarse y descansar cuando sientan mareos o fatiga.
  • Recordar las recomendaciones generales sobre la hidratación, alimentación y refrescar el cuerpo.
  • Reducir la actividad física en los horarios de mayor calor.

 

Tratamiento

Se recomienda tomar medidas de inmediato para enfriar a la persona afectada mientras espera el tratamiento de emergencia. Llevar a la persona a la sombra o a un ambiente cerrado.
● Quitarle el exceso de ropa.
● Enfriar a la persona con cualquier medio disponible: colocarla en una bañera con agua fría o en una ducha fresca, mojarla con una manguera de jardín, pasarle una esponja con agua fresca, abanicarla mientras la rocías con agua fresca, o colocarle compresas de hielo o toallas húmedas y frías sobre la cabeza, el cuello, las axilas y la ingle.

 

Servicio de Clínica Médica 
Hospital Privado de Comunidad